LA FRESCURA DETRAS DE LA MIRADA